SURFERS CON ALETAS

14 Mar 2012

LOS DELFINES TAMBIÉN SE DIVIERTEN

 

Dos amigos solos en Puerto Viejo, a las seis de la mañana, entrando a correr. El agua totalmente glas y hay olas. Todo es perfecto y aparenta no poder ser mucho mejor, hasta que se ve llegar un grupo de delfines. Son dos grandes y tres pequeños, lo que les hace pensar que se trata de una familia. Piensan: vienen a comer o están de paso. Se les ocurre que están aquí como parte de algún proceso fisiológico o de pura supervivencia, pero se dan cuenta después con sorpresa, que vienen a hacer lo mismo que ellos. Vienen a correr olas.

Uno agarra una ola y los dos delfines adultos emergen de la pared a su lado, midiendo las distancias con perfección quirúrgica. Se vacilan un rato, se cruzan entre sí por debajo de su tabla mientras corre la ola y la dejan para reunirse con sus críos. En la siguiente ola pasa algo muy interesante. Le toca correrla a los pequeños, así que los dos padres la corren con el surfer humano, uno a cada lado de su tabla, sacando las aletas para que sirvan de topes. Es imposible mover la tabla, así que el resto de la ola es propiedad de los cachorros.

 

¿Es éste un razonamiento puramente instintivo, relativo simplemente a la supervivencia de la especie, o es puro vacilón? Queda claro que los delfines no sólo aspiran a sobrevivir, sino también a divertirse en el intento.

 

Locales: